Programas Verano, Summer at a Secondary School

SHREWSBURY

3 julio 2021

Primera salida en grupo, que ya iba siendo hora, y nuestra felicidad no está completa porque no nos han podido acompañar todos nuestros valientes aventureros. Hoy hemos echado de menos tanto a Alfonso como a Lucía, que se encuentran aún confinados siguiendo las indicaciones del servicio público de salud de su Graciosa Majestad. Vayan nuestras primeras palabras y todo nuestro apoyo para ellos.

Todos puntuales nos hemos resarcido a primera hora de la mañana de la rutina escolar y hemos puesto rumbo a la capital del condado de Shropshire, Shrewsbury. Creemos que si se pronuncian ambos nombres tres veces seguidas se abrirán las aguas del río Severn y del fondo saldrán chorros de azufre.

Desde luego la ciudad suena mucho peor de lo que es. Con una historia en la que podemos rastrear pobladores en la zona hasta el tardo Imperio Romano y que cobra vida como ciudad en el siglo VII, Shrewsbury ha ido revistiéndose con el paso del tiempo de una pátina que aún se puede identificar recorriendo sus intrincadas callejuelas rodeadas de característicos edificios de estilo Tudor (esos de paredes encaladas y entramado de madera a la vista, que mostraban más entramado cuanto mayor era la riqueza del propietario). Enclabe estratégico para el control del río Severn, que parte en dos todo el condado, y muy cerca de la frontera con Gales, la ciudad capitalizó el comercio de lana con el país vecino, con el que también tuvo sus dimes y sus diretes. Para nosotros, ahora mucho más dados al algodón que a la lana, la ciudad de Shrewsbury nos resulta más familiar, en cualquier caso, como la ciudad natal de una de las más revolucionarias mentalidades científicas de toda la historia, en pie y saluden: Charles Darwin. El hombre que cambió de pleno nuestra forma de acercarnos a la naturaleza y nuestra posición en el mundo, nació aquí en el año 1809; y aquí estudió sus primeras letras antes de marchar al norte, a la Universidad de Edimburgo para comenzar su carrera científica.

No quiero entreteneros más del objetivo que sin duda buscabais en esta entrada y que no son otra cosa que esas fotos que vuestros hijos os niegan.

Aquí las tenéis:

Todos preparados
No nos preocupa el tiempo…
Siempre hay tiempo para una foto de grupo
y maravillosos buzones que fotografiar ¿seguirá alguien enviado cartas de amor?
De paseo en barco por el rio Severn
A comernos la ciudad.
No es Tudor todo lo que reluce.
Presentando nuestros respetos al maestro.
Cuando uno está cansado, todo se le hace grande.
Hasta aquí llegan los hipogrifos de Harry Potter.
y los omnipresentes castillos.
…con torres, príncipes y princesas.
Al final todo callejón tiene salida.

Mañana nos espera Chester. No prometo que la calidad de las fotos mejore, pero sí que lo intentaremos. Ahora os dejo, que juega Inglaterra a ese deporte que ellos inventaron y nosotros perfeccionamos 😉

Otras entradas

Sin Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.